Infoclima App




La mayor zona de cría de peces del mundo está en la Antártida

 Los investigadores recorrieron 45,600 metros cuadrados en los que documentó 16,160 nidos de peces en fotografías y videos, un segundo cálculo basado tanto en el tamaño total de la colonia. 

Un equipo de investigadores ha encontrado el área de cría de peces más grande del mundo conocida hasta ahora cerca de la plataforma de hielo Filchner, que abarca un área de unos 240 kilómetros cuadrados en el sur del mar antártico de Weddell.

La plataforma de hielo de Filchner , gran cuerpo de hielo flotante, que se encuentra en la cabecera del mar de Weddell , que es en sí mismo una hendidura en la costa atlántica de la Antártida . Tiene más de 650 pies (200 m) de espesor y tiene un área de 100,400 millas cuadradas (260,000 km cuadrados). La plataforma se extiende tierra adentro en el lado este de la isla Berkner por más de 250 millas (400 km) hasta la escarpa de las montañas Pensacola. El nombre Filchner se aplicó originalmente a toda la plataforma, incluida la zona más grande al oeste de la isla Berkner ahora llamadaPlataforma de hielo Ronne . 

Un gran hallazgo

A través de un sistema de cámaras remolque que transmiten imágenes en vivo de lo que acontece en el suelo marino a más de 420 metros de profundidad, el equipo recorrió un área de 45,600 metros cuadrados en el que pudieron observar una inmensa colonia de cría de Neopagetopsis ionah, una especie conocida popularmente como ‘pez de hielo’ por sus increíbles adaptaciones evolutivas para soportar las gélidas temperaturas antárticas.

Este hallazgo apoya el establecimiento de un área marina protegida en el sector atlántico del océano Atlántico. El equipo, liderado por Autun Purser, del Instituto Alfred Wegener del Centro Helmholtz para la Investigación Polar y Marina (Alemania), publicó este jueves sus resultados en la revista científica ‘Current Biology’.

En febrero de 2021, los investigadores vieron numerosos nidos de peces en los monitores a bordo del buque de investigación alemán Polarstern, que su sistema de cámara remolcado transmitió en vivo al barco desde el fondo marino, entre 535 y 420 metros en el mar antártico de Weddell.

Cuanto más duraba la misión, más crecía la emoción de los investigadores y también la incredulidad porque veían nido tras nido con una evaluación precisa posterior que mostraba que había en promedio un sitio de reproducción por cada tres metros cuadrados. El equipo incluso encontró un máximo de uno o dos nidos activos por metro cuadrado.

El mapeo del área sugiere una extensión total de 240 kilómetros cuadrados, como el tamaño de la isla de Malta. Extrapolado a este tamaño de área, el número total de nidos de peces se estimó en unos 60 millones. “La idea de que un área de reproducción tan grande de peces de hielo en el mar de Weddell no se descubriera previamente es totalmente fascinante”, apunta Purser, biólogo de aguas profundas en el Instituto Alfred Wegener.

El Instituto Alfred Wegener ha estado explorando el área con su rompehielos Polarstern desde principios de la década de 1980. Hasta ahora, sólo se han detectado ‘Neopagetopsis ionah’ individuales o pequeños grupos de nidos.

“NO HABÍA UN FINAL A LA VISTA”

Las observaciones únicas se realizan con el Sistema de Observación y Batimetría del Fondo Oceánico (Ofobs, por sus siglas en inglés), un trineo de cámara construido para inspeccionar el fondo marino de entornos extremos, como mares cubiertos de hielo. Se remolca en un cable especial de fibra óptica y alimentación normalmente a una velocidad de medio a un nudo y a un metro y medio por encima del fondo marino.

“Después del espectacular descubrimiento de los muchos nidos de peces, pensamos en una estrategia a bordo para averiguar lo grande que era el área de reproducción: literalmente, no había un final a la vista. Los nidos tienen tres cuartos de metro de diámetro, por lo que son mucho más grandes que las estructuras y criaturas, algunas de las cuales tienen solo centímetros de tamaño, que normalmente detectamos con el sistema Ofobs”, indica Purser.

Este investigador añade: “Así, pudimos aumentar la altura sobre el suelo a unos tres metros y la velocidad de remolque a un máximo de tres nudos, multiplicando así el área investigada. Cubrimos un área de 45.600 metros cuadrados y contamos con la increíble cantidad de 16.160 nidos de peces en las imágenes de fotos y videos”.

Sobre la base de las imágenes, el equipo pudo identificar claramente los nidos de peces redondos, de unos 15 centímetros de profundidad y 75 centímetros de diámetro, que se distinguían del fondo marino fangoso por un área central redonda de piedras pequeñas.

Se distinguieron varios tipos de nidos de peces: nidos ‘activos’, que contenían entre 1.500 y 2.500 huevos y custodiados en tres cuartas partes de los casos por un pez de hielo adulto de la especie ‘Neopagetopsis ionah’, o nidos que contenían solo huevos; también había nidos sin usar, en las cercanías de los cuales sólo se podía ver un pez sin huevos o un pez muerto.

Los científicos combinaron sus resultados con datos oceanográficos y biológicos. El resultado: el área de reproducción se corresponde espacialmente con la entrada de aguas profundas más cálidas desde el mar de Weddell hacia la plataforma más alta de la Antártida.

Con la ayuda de sellos equipados con transmisores, el equipo multidisciplinario también pudo demostrar que la región también es un destino popular para las focas de Weddell. El 90% de las actividades de buceo de estos animales tuvieron lugar dentro de la región de nidos de peces activos, donde presumiblemente van en busca de alimento. No es de extrañar porque los investigadores calculan la biomasa de la colonia de peces de hielo allí en 60.000 toneladas.

Con su biomasa, esta enorme área de reproducción es un ecosistema extremadamente importante para el mar de Weddell y, según la investigación actual, probablemente sea la colonia de cría de peces contiguos más extensa espacialmente descubierta en todo el mundo hasta ahora.

Vía: https://noticiasambientales.com/